Loading...

sábado, 30 de enero de 2016

Psiconeuroinmunología: Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra

La Ciencia del Espíritu
        

© Pasieka/Science Photo Library/Corbis
Esta es una entrevista que La Vanguardia Digital le realizó al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. "Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando". Hay que entrenar esa mente.

Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico. Acabo de publicar Madera líder (Empresa Activa) IMA SANCHÍS - 18/10/ 2004

- Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

- ¿Psiconeuroinmunobiología?

-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

- ¿De qué se trata?

-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

- ¿Qué tipo de cambios?

-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

- ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

- ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

- ¿Dice que no hay que ser razonable?

-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

- Exagera.

-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

- Más recursos....

-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.

- ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

-Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro".

- ¿Seguro que no exagera?

-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

- ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

- ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

- ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.

- La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

- Deme alguna pista.

-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos "voy a hacer esto" y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.

- Ver lo que hay y aceptarlo.

-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar.

Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.
 
Los invitamos a conocer Éiriú Eolas, una extraordinaria manera de controlar el estrés, sanar y rejuvenecer. Éiriú Eolas es el renacimiento moderno de un antiguo programa de respiración y de meditación. Desde aquí podrá acceder al sitio web del programa, y desde aquí podrá acceder al programa online en forma totalmente gratuita.
Los beneficios comprobados del programa Éiriú Eolas incluyen:
  • control instantáneo del stress en situaciones que requieren un alto consumo de energía
  • desintoxicación del cuerpo, lo cual lleva a aliviar el dolor
  • relajación y un trabajo suave con traumas psicológicos y el pasado emocional
  • regeneración y rejuvenecimiento del cuerpo y la mente
También recomendamos la lectura de los siguientes artículos sobre los efectos de la meditación en la salud y, particularmente, las técnicas que estimulan al Nervio Vago.


miércoles, 27 de enero de 2016

Hay emociones que pueden matarte. Psiconeuroendocrinoinmunología



 
Stella Maris Maruso es una gran terapeuta argentina que aplica la moderna psico-neuro-endocrino-inmunología (que ella explica en la entrevista abajo) y una de esas personas cuya vida personal y laboral contribuyen a dejar el mundo mejor que cómo lo encontraron.
Tanatóloga y discípula de la Dra. Elizabeth Kübler Ross, su trabajo abarca aspectos de la salud integral, el bienestar emocional y la vida espiritual, de hecho la denominan “Artesana del Alma” y “Maestra del Corazón”.  En sus 29 años de experiencia en el acompañamiento de personas con enfermedades severas ha tratado a más de 20.000 pacientes con cáncer y es autora de más de 168 meditaciones destinadas a la autosanación, el crecimiento interior y el desarrollo espiritual.
En esta entrevista en La Contra de La Vanguardia del 8-5-2008 deja constancia del poder de la mente y nuestras emociones sobre la salud, algo todavía infravalorado. La película “¿Y tú qué sabes” y numerosos estudios aportan evidencias científicas de todo lo que ella afirma.
Aquí están sus sabias palabras sobre las que reflexionar e integrar en nuestra vida:

Tengo 55 años. Nací en Buenos Aires, donde vivo. Educo a personas que atraviesan crisis severas. Estoy casada y he criado cuatro hijos. ¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante. ¿Dios? No soy religiosa, soy espiritual: experimentar la trascendencia me sana.
¿Cuántos pacientes?
Casi 30.000 en los últimos 30 años, con enfermedades de todo tipo, cánceres…
¿Cómo los ayuda?
No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir, de morir bien.
¿Qué es morir bien?
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.
¿Acaso no vivían antes de enfermar?
¡Muchos agradecen a su cáncer que les haya enseñado a ser felices, a vivir! La enfermedad es una oportunidad de enriquecerse.
Mejor que no llegue.
¡Pero llega! El dolor entra en todas las casas. ¡Y esto hay que saberlo! Deberíamos aprender desde niños que morir es parte de la vida, y a fortalecernos en cada contrariedad.
No nos lo enseñan, es verdad.
Al no aprender a dominar la mente, vivimos arrastrados por ella. Es malvivir: ¡la mente es demasiado loca para confiarle tu vida! Confíale tus negocios, ¡pero no tu vida!
¿Por qué no?
La mente va de excitación en excitación, te impide gozar la vida. Los médicos dicen que padecemos ‘síndrome de déficit de deleite’: ¡no sabemos gozar de lo que nos da la vida!
Yo lo procuro.
Un 10% es lo que te pasa y un 90% es lo que haces con lo que te pasa.
Cuestión de actitud. ¿Cuál es la mejor?
Sentir pasión ante la incertidumbre de la vida, ante lo que sea que vaya a traerte.
¿Sea lo que sea?
Sí. Los psiquiatras detectan que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la propia existencia.
Pues sí que andamos mal.
Sí, pero la ciencia vanguardista trae buenas noticias: acudiendo a tu interior puedes obtener todo lo que necesites, producir endógenamente todas las drogas analgésicas, euforizantes… ¡Puedes aprender a sanarte!
¿Y prescindir de la medicina?
Hablo de la TERCERA REVOLUCIÓN DE LA MEDICINA: después de la cirugía y los antibióticos, llega la psiconeuroendocrinoinmunología.
A ver si me cabe la palabra en una línea.
Es la disciplina que integra psiquismo y biología, tras treinta años de investigaciones de sabios como Carl Simonson, Robert Ader, Stanley Krippner…
¿Qué postulan?
La interconexión del sistema nervioso central, el nervioso periférico, el endocrino y el inmunológico. Te lo resumo: ¡las emociones modifican tu capacidad inmunológica!
Así, ¿una emoción puede enfermarme?
La angustia ante lo incierto, el miedo, la desesperanza, el remordimiento, la rabia… ¡Cada una tiene su bioquímica! Y es venenosa, es depresora del sistema inmunológico.
¿De un día para otro?
La salud no es un estado: es un proceso, y muy dinámico. ¡Por tanto, siempre puedes reforzar tu salud si trabajas tus emociones!
¿Las trabaja usted con sus pacientes?
Sí. Hay pacientes ordinarios, sumisos a creencias establecidas, y pacientes extraordinarios, que generan creencias sanadoras.
Creer que puedes curarte… ¿puede curarte?
Hay un viejo experimento famoso: a cuarenta mujeres con cáncer de mama, el médico les contó que la quimioterapia las dejaría calvas. Luego, sólo suministró quimioterapia a veinte mujeres y dejó que las otra veinte creyesen recibirla…
Y no me diga que…
Sí, sí: el 60% de las segundas quedaron tan calvas como las tratadas con quimioterapia. ¿Qué modificó la bioquímica interna de esas mujeres? ¡Sus propias creencias!
Inducidas por el médico.
Lo que demuestra el enorme poder del médico. ¡El médico puede estimular con su actitud la capacidad autocurativa del paciente! Un hijo mío es médico: a él y a todos los médicos les ruego que jamás le digan a un paciente que su condición biológica es irreversible. Ese es el único pecado médico.
Pues hay diagnósticos que desahucian.
Son condenas: matan más que el tumor. Acepta el diagnóstico que sea, ¡pero jamás aceptes un pronóstico! Jamás: si abandonas la esperanza de mejorar, de luchar por tu propia salud…, activas el suicidio endógeno.
Pero sembrar falsas esperanzas…
¿Falsas? A mi padre le pronosticó el médico tres meses de vida por un diagnóstico de cáncer de próstata diseminado al hígado. Trabajamos juntos con amor, relajación, meditación, nutrición… y al año no tenía células cancerosas. Vivió 18 años más.
¿Qué dijo su médico?
‘Milagro’, dijo. Remisión espontánea. Desde ese día cerré mi empresa y me volqué a ayudar a otros como a mi padre. Y yo hoy vivo en la frontera del milagro: la remisión es un efecto colateral en enfermos que han abrazado las fuerzas de la salud, la vida.
¿Cómo han dado ese abrazo?
Sintiendo que la enfermedad enriquece su vida y que morir no es un castigo, ampliando el círculo de lo que les importa y poniéndose al servicio con amor por la vida que nos traspasa, escapando de su cabeza y empezando a sentir: a reír, a llorar… Se han permitido asombrarse y han experimentado estados de trascendencia…
¿Qué entiende por trascendencia?
Liberarte de tu historia pasada y del temor por la futura. La meditación ayuda mucho. Y eso cambia tu bioquímica: estás sano, ¡vives! Por el tiempo que sea, estás vivo.

 
Stella Maris Maruso es una gran terapeuta argentina que aplica la moderna psico-neuro-endocrino-inmunología (que ella explica en la entrevista abajo) y una de esas personas cuya vida personal y laboral contribuyen a dejar el mundo mejor que cómo lo encontraron.
Tanatóloga y discípula de la Dra. Elizabeth Kübler Ross, su trabajo abarca aspectos de la salud integral, el bienestar emocional y la vida espiritual, de hecho la denominan “Artesana del Alma” y “Maestra del Corazón”.  En sus 29 años de experiencia en el acompañamiento de personas con enfermedades severas ha tratado a más de 20.000 pacientes con cáncer y es autora de más de 168 meditaciones destinadas a la autosanación, el crecimiento interior y el desarrollo espiritual.
En esta entrevista en La Contra de La Vanguardia del 8-5-2008 deja constancia del poder de la mente y nuestras emociones sobre la salud, algo todavía infravalorado. La película “¿Y tú qué sabes” y numerosos estudios aportan evidencias científicas de todo lo que ella afirma.
Aquí están sus sabias palabras sobre las que reflexionar e integrar en nuestra vida:

Tengo 55 años. Nací en Buenos Aires, donde vivo. Educo a personas que atraviesan crisis severas. Estoy casada y he criado cuatro hijos. ¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante. ¿Dios? No soy religiosa, soy espiritual: experimentar la trascendencia me sana.
¿Cuántos pacientes?
Casi 30.000 en los últimos 30 años, con enfermedades de todo tipo, cánceres…
¿Cómo los ayuda?
No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir, de morir bien.
¿Qué es morir bien?
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.
¿Acaso no vivían antes de enfermar?
¡Muchos agradecen a su cáncer que les haya enseñado a ser felices, a vivir! La enfermedad es una oportunidad de enriquecerse.
Mejor que no llegue.
¡Pero llega! El dolor entra en todas las casas. ¡Y esto hay que saberlo! Deberíamos aprender desde niños que morir es parte de la vida, y a fortalecernos en cada contrariedad.
No nos lo enseñan, es verdad.
Al no aprender a dominar la mente, vivimos arrastrados por ella. Es malvivir: ¡la mente es demasiado loca para confiarle tu vida! Confíale tus negocios, ¡pero no tu vida!
¿Por qué no?
La mente va de excitación en excitación, te impide gozar la vida. Los médicos dicen que padecemos ‘síndrome de déficit de deleite’: ¡no sabemos gozar de lo que nos da la vida!
Yo lo procuro.
Un 10% es lo que te pasa y un 90% es lo que haces con lo que te pasa.
Cuestión de actitud. ¿Cuál es la mejor?
Sentir pasión ante la incertidumbre de la vida, ante lo que sea que vaya a traerte.
¿Sea lo que sea?
Sí. Los psiquiatras detectan que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la propia existencia.
Pues sí que andamos mal.
Sí, pero la ciencia vanguardista trae buenas noticias: acudiendo a tu interior puedes obtener todo lo que necesites, producir endógenamente todas las drogas analgésicas, euforizantes… ¡Puedes aprender a sanarte!
¿Y prescindir de la medicina?
Hablo de la TERCERA REVOLUCIÓN DE LA MEDICINA: después de la cirugía y los antibióticos, llega la psiconeuroendocrinoinmunología.
A ver si me cabe la palabra en una línea.
Es la disciplina que integra psiquismo y biología, tras treinta años de investigaciones de sabios como Carl Simonson, Robert Ader, Stanley Krippner…
¿Qué postulan?
La interconexión del sistema nervioso central, el nervioso periférico, el endocrino y el inmunológico. Te lo resumo: ¡las emociones modifican tu capacidad inmunológica!
Así, ¿una emoción puede enfermarme?
La angustia ante lo incierto, el miedo, la desesperanza, el remordimiento, la rabia… ¡Cada una tiene su bioquímica! Y es venenosa, es depresora del sistema inmunológico.
¿De un día para otro?
La salud no es un estado: es un proceso, y muy dinámico. ¡Por tanto, siempre puedes reforzar tu salud si trabajas tus emociones!
¿Las trabaja usted con sus pacientes?
Sí. Hay pacientes ordinarios, sumisos a creencias establecidas, y pacientes extraordinarios, que generan creencias sanadoras.
Creer que puedes curarte… ¿puede curarte?
Hay un viejo experimento famoso: a cuarenta mujeres con cáncer de mama, el médico les contó que la quimioterapia las dejaría calvas. Luego, sólo suministró quimioterapia a veinte mujeres y dejó que las otra veinte creyesen recibirla…
Y no me diga que…
Sí, sí: el 60% de las segundas quedaron tan calvas como las tratadas con quimioterapia. ¿Qué modificó la bioquímica interna de esas mujeres? ¡Sus propias creencias!
Inducidas por el médico.
Lo que demuestra el enorme poder del médico. ¡El médico puede estimular con su actitud la capacidad autocurativa del paciente! Un hijo mío es médico: a él y a todos los médicos les ruego que jamás le digan a un paciente que su condición biológica es irreversible. Ese es el único pecado médico.
Pues hay diagnósticos que desahucian.
Son condenas: matan más que el tumor. Acepta el diagnóstico que sea, ¡pero jamás aceptes un pronóstico! Jamás: si abandonas la esperanza de mejorar, de luchar por tu propia salud…, activas el suicidio endógeno.
Pero sembrar falsas esperanzas…
¿Falsas? A mi padre le pronosticó el médico tres meses de vida por un diagnóstico de cáncer de próstata diseminado al hígado. Trabajamos juntos con amor, relajación, meditación, nutrición… y al año no tenía células cancerosas. Vivió 18 años más.
¿Qué dijo su médico?
‘Milagro’, dijo. Remisión espontánea. Desde ese día cerré mi empresa y me volqué a ayudar a otros como a mi padre. Y yo hoy vivo en la frontera del milagro: la remisión es un efecto colateral en enfermos que han abrazado las fuerzas de la salud, la vida.
¿Cómo han dado ese abrazo?
Sintiendo que la enfermedad enriquece su vida y que morir no es un castigo, ampliando el círculo de lo que les importa y poniéndose al servicio con amor por la vida que nos traspasa, escapando de su cabeza y empezando a sentir: a reír, a llorar… Se han permitido asombrarse y han experimentado estados de trascendencia…
¿Qué entiende por trascendencia?
Liberarte de tu historia pasada y del temor por la futura. La meditación ayuda mucho. Y eso cambia tu bioquímica: estás sano, ¡vives! Por el tiempo que sea, estás vivo.



Stella Maris Maruso es una gran terapeuta argentina que aplica la moderna psico-neuro-endocrino-inmunología (que ella explica en la entrevista abajo) y una de esas personas cuya vida personal y laboral contribuyen a dejar el mundo mejor que cómo lo encontraron.

Tanatóloga y discípula de la
Dra. Elizabeth Kübler Ross, su trabajo abarca aspectos de la salud integral, el bienestar emocional y la vida espiritual, de hecho la denominan “Artesana del Alma” y “Maestra del Corazón”. En sus 29 años de experiencia en el acompañamiento de personas con enfermedades severas ha tratado a más de 20.000 pacientes con cáncer y es autora de más de 168 meditaciones destinadas a la autosanación, el crecimiento interior y el desarrollo espiritual.

En esta entrevista en La Contra de La Vanguardia del 8-5-2008 deja constancia del poder de la mente y nuestras emociones sobre la salud, algo todavía infravalorado. La película “¿Y tú qué sabes” y numerosos estudios aportan evidencias científicas de todo lo que ella afirma.

Aquí están sus sabias palabras sobre las que reflexionar e integrar en nuestra vida:




Tengo 55 años. Nací en Buenos Aires, donde vivo. Educo a personas que atraviesan crisis severas. Estoy casada y he criado cuatro hijos. ¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante. ¿Dios? No soy religiosa, soy espiritual: experimentar la trascendencia me sana.

¿Cuántos pacientes?
Casi 30.000 en los últimos 30 años, con enfermedades de todo tipo, cánceres…

¿Cómo los ayuda?
No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir, de morir bien.

¿Qué es morir bien?
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.

¿Acaso no vivían antes de enfermar?
¡Muchos agradecen a su cáncer que les haya enseñado a ser felices, a vivir! La enfermedad es una oportunidad de enriquecerse.

Mejor que no llegue.
¡Pero llega! El dolor entra en todas las casas. ¡Y esto hay que saberlo! Deberíamos aprender desde niños que morir es parte de la vida, y a fortalecernos en cada contrariedad.

No nos lo enseñan, es verdad.
Al no aprender a dominar la mente, vivimos arrastrados por ella. Es malvivir: ¡la mente es demasiado loca para confiarle tu vida! Confíale tus negocios, ¡pero no tu vida!

¿Por qué no?
La mente va de excitación en excitación, te impide gozar la vida. Los médicos dicen que padecemos ‘síndrome de déficit de deleite’: ¡no sabemos gozar de lo que nos da la vida!

Yo lo procuro.
Un 10% es lo que te pasa y un 90% es lo que haces con lo que te pasa.

Cuestión de actitud. ¿Cuál es la mejor?
Sentir pasión ante la incertidumbre de la vida, ante lo que sea que vaya a traerte.

¿Sea lo que sea?
Sí. Los psiquiatras detectan que hoy padecemos de neurosis noógena: falta de responsabilidad y sentido de la propia existencia.

Pues sí que andamos mal.
Sí, pero la ciencia vanguardista trae buenas noticias: acudiendo a tu interior puedes obtener todo lo que necesites, producir endógenamente todas las drogas analgésicas, euforizantes… ¡Puedes aprender a sanarte!

¿Y prescindir de la medicina?
Hablo de la TERCERA REVOLUCIÓN DE LA MEDICINA: después de la cirugía y los antibióticos, llega la psiconeuroendocrinoinmunología.

A ver si me cabe la palabra en una línea.
Es la disciplina que integra psiquismo y biología, tras treinta años de investigaciones de sabios como Carl Simonson, Robert Ader, Stanley Krippner…

¿Qué postulan?
La interconexión del sistema nervioso central, el nervioso periférico, el endocrino y el inmunológico. Te lo resumo: ¡las emociones modifican tu capacidad inmunológica!

Así, ¿una emoción puede enfermarme?
La angustia ante lo incierto, el miedo, la desesperanza, el remordimiento, la rabia… ¡Cada una tiene su bioquímica! Y es venenosa, es depresora del sistema inmunológico.

¿De un día para otro?
La salud no es un estado: es un proceso, y muy dinámico. ¡Por tanto, siempre puedes reforzar tu salud si trabajas tus emociones!

¿Las trabaja usted con sus pacientes?
Sí. Hay pacientes ordinarios, sumisos a creencias establecidas, y pacientes extraordinarios, que generan creencias sanadoras.

Creer que puedes curarte… ¿puede curarte?
Hay un viejo experimento famoso: a cuarenta mujeres con cáncer de mama, el médico les contó que la quimioterapia las dejaría calvas. Luego, sólo suministró quimioterapia a veinte mujeres y dejó que las otra veinte creyesen recibirla…

Y no me diga que…
Sí, sí: el 60% de las segundas quedaron tan calvas como las tratadas con quimioterapia. ¿Qué modificó la bioquímica interna de esas mujeres? ¡Sus propias creencias!

Inducidas por el médico.
Lo que demuestra el enorme poder del médico. ¡El médico puede estimular con su actitud la capacidad autocurativa del paciente! Un hijo mío es médico: a él y a todos los médicos les ruego que jamás le digan a un paciente que su condición biológica es irreversible. Ese es el único pecado médico.

Pues hay diagnósticos que desahucian.
Son condenas: matan más que el tumor. Acepta el diagnóstico que sea, ¡pero jamás aceptes un pronóstico! Jamás: si abandonas la esperanza de mejorar, de luchar por tu propia salud…, activas el suicidio endógeno.

Pero sembrar falsas esperanzas…
¿Falsas? A mi padre le pronosticó el médico tres meses de vida por un diagnóstico de cáncer de próstata diseminado al hígado. Trabajamos juntos con amor, relajación, meditación, nutrición… y al año no tenía células cancerosas. Vivió 18 años más.

¿Qué dijo su médico?
‘Milagro’, dijo. Remisión espontánea. Desde ese día cerré mi empresa y me volqué a ayudar a otros como a mi padre. Y yo hoy vivo en la frontera del milagro: la remisión es un efecto colateral en enfermos que han abrazado las fuerzas de la salud, la vida.

¿Cómo han dado ese abrazo?
Sintiendo que la enfermedad enriquece su vida y que morir no es un castigo, ampliando el círculo de lo que les importa y poniéndose al servicio con amor por la vida que nos traspasa, escapando de su cabeza y empezando a sentir: a reír, a llorar… Se han permitido asombrarse y han experimentado estados de trascendencia…

¿Qué entiende por trascendencia?
Liberarte de tu historia pasada y del temor por la futura. La meditación ayuda mucho. Y eso cambia tu bioquímica: estás sano, ¡vives! Por el tiempo que sea, estás vivo.

domingo, 17 de enero de 2016

Tres maneras de Desintoxicarse


3 métodos simples (y económicos) con los que puedes eliminar las emociones negativas y las toxinas acumuladas diariamente.


La desintoxicación no tiene que ser algo que temer ni una prueba costosa, complicada y agotadora. Puedes eliminar las toxinas acumuladas en el cuerpo y eliminar las emociones negativas de las siguientes maneras.

Con algunos hábitos diarios se pueden eliminar las toxinas físicas y emocionales fácilmente. Aire, agua y un cepillo son el trío mágico para animar un cuerpo sano, eliminando sus toxinas y equilibrándolo emocionalmente.

Respirar

Respirar por lo general no es algo que pensamos, ya que viene de forma natural. Pero la mayoría de la gente realmente no respira correctamente, especialmente en nuestro mundo acelerado. La respiración tiende a ser estrecha, poco profunda y estresada. Este estilo de respiración nos priva del potencial de oxígeno que podemos tomar y esto contribuye a nublar el cerebro, al cansancio y la acumulación de toxinas. Pero este problema se resuelve fácilmente con un poco de conocimiento, intención y una técnica de respiración llamada kapalabhati - "mente brillante" en sánscrito. Se trata de cultivar una conciencia sobre la respiración. La mayoría de las personas sólo respira con la parte superior de los pulmones, pero realmente necesitamos hacerlo con el diafragma para extraer el aire plenamente. Tómate unos minutos durante el día para respirar profundamente. Al tomar más oxígeno, los tejidos se van desintoxicado, la mente se aclara y el sistema nervioso se calma (lo que conduce a estados emocionales positivos). A continuación lee el siguiente ejercicio con la práctica kapalabhati.:



Siéntate en una posición cómoda, con la columna vertebral erguida. Respira normalmente durante aproximadamente un minuto. Luego comienza con una respiración enfocada en la exhalación. La inhalación debe ser espontánea y sin esfuerzo; sólo debe acentuarse suavemente la exhalación. Al espirar, contrae súbitamente los músculos abdominales con tal rapidez que el aire sea expelido ruidosamente por la nariz, como un fuelle.  No te enfoques en la inhalación. Será automática y pasiva. Este ejercicio debe hacerse en tres rondas, cada una consta de 11 respiraciones (para los principiantes).

Hidratación.

Beber agua parece una acción básica y simple, sin embargo, la deshidratación es común. Beber aproximadamente 2.2 litros de agua (aproximadamente nueve tazas) al día ayuda a eliminar las toxinas acumuladas durante la jornada (ayuda a aliviar la tensión puesta sobre los riñones y el hígado). Es especialmente importante beber abundante agua a primera hora de la mañana ya que las toxinas se han acumulado durante la noche. Agregar el jugo de medio limón es aún mejor, ya que ayuda a limpiar el hígado. La medicina china cree que el hígado es el asiento de la ira, mientras que los riñones se asocian con el miedo (el equilibrio de estos órganos es importante para la salud emocional). El agua purificada es fundamental, de lo contrario estamos simplemente cambiando una toxina para otra.

Cepillado.

El cepillado de la piel seca es otra forma económica y fácil de desintoxicarse. Las células muertas se desprenden, los sistemas linfático e inmunitario se estimulan mientras que las toxinas que se albergan en la celulitis se reducen. Un cepillo de mango largo de cerdas naturales es todo lo que se necesita. Comienza con la piel seca y moviendo el cepillo ascendente hacia el corazón. Los pies son un buen lugar para comenzar. Cepilla las piernas, los brazos, la espalda y el abdomen. Se tarda sólo 5-10 minutos en cepillar todo el cuerpo. Asegúrate de disfrutar de una ducha caliente después, beber un gran vaso de agua y respirar profundamente. Su cuerpo purificado felizmente te lo agradecerá.

Investigación y Traducción al español: equipo de Vida Lúcida www.unavidalucida.com.ar Toda la traducción al español con derechos reservados.

 

martes, 14 de julio de 2015

Con 15 años inventa un sistema para detectar y tratar el Alzheimer de manera precoz

 

Krtin Nithiyanandam, un joven de 15 años británico, ha inventado un test que podría detectar el Alzheimer 10 años antes de que aparezca el primer síntoma. El adolescente ha presentado su hallazgo en el concurso Google Science Fair Prize, organizado por la compañía del buscador.

En la actualidad los médicos y los psicólogos solo disponen de test escritos para poder encontrar atisbos que indique la presencia del mal de Alzheimer. La única prueba biológica que muestra de manera irrefutable la presencia de la enfermedad es el análisis del cerebro postmortem. Pero el diagnóstico de la enfermedad puede cambiar para siempre gracias al experimento ideado por  Nithiyanandam.
Krtin NithiyanandaKrtin Nithiyananda


Según informa el Telegraph, el adolescente ha descubierto unos anticuerpos que atacarían proteínas que solo aparecen en el cerebro cuando el Alzheimer se va a hacer presente. Esta sustancia sería fluorescente, y al pegarse a las proteínas, éstas serías visibles a través de un escáner cerebral

Los principales beneficios de mi prueba son que podría ser usada para diagnosticar Alzheimer incluso antes de que los síntomas aparecieran, ya que se fija en los cambios patofisiológicos, que tienen lugar hasta 10 años antes de la aparición de los primeros síntomas”, asegura Nithiyanandam en el mismo medio británico.

“Este diagnóstico temprano podría ayudar a las familias a prepararlas para el futuro y para asegurar los mejores tratamientos. Otro aspecto destacable de mi prueba es que no es invasiva: las partículas fluorescentes se pueden ver en un escáner”, explica el adolescente.

Krtin no sabrá hasta dentro de un mes si ha ganado el concurso de Google al que se presentan miles de jóvenes de todo el mundo. El ganador del máximo galardón obtendrá una beca de 50.000 dólares para estudiar. Gane o no, es más que probable que Nithiyanandam se dedique en el futuro a seguir estudiando el cerebro humano “Me obsesiona la neurociencia y el Alzheimer, un mal que en el futuro sufrirá una parte importante de la humanidad”, explica el joven.